El mundo en movimiento...


Presidente Correa descalificó a periodistas hoy premiados con Pulitzer

En mi último libro, Secretos en jaque, en el capítulo primero sobre los Panama Papers, recuerdo aquel lamentable episodio presidencial en la siguiente forma:

Correa al ataque
Como ocurrió en Venezuela, en Ecuador desde el gobierno se apuntó a descalificar a los periodistas. “A exigirles que revelen toda la verdad”, publicó en Twitter el presidente de Ecuador, Rafael Correa, @MashiRafael #QuienEsQuienPaper, con los nombres de los seis periodistas ecuatorianos Arturo Torres, Andrés Jaramillo y Alberto Araujo, de El Comercio y Mónica Almeida, Xavier Reyes y Paul Mena de El Universo y las cuentas de Twitter de cinco de ellos, que colaboraron en la investigación periodística del caso Panama Papers.
A eso se sumó el 6 de abril, la presidenta del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (Cpccs), Yolanda González, quien llamó a una rueda de prensa para anunciar que se identificó a los cinco periodistas que formaron parte de la investigación de los Panama Papers, como si hubieran cometido un delito, para exigirles entregar la información que tengan e iniciar investigaciones propias.
La Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios recuerda que la Corte y la Comisión Interamericana “han establecido que las declaraciones estigmatizantes efectuadas por altos funcionarios públicos contra personas que ejercen su libertad de expresión pueden ponerlos en una posición de mayor vulnerabilidad relativa frente al Estado y determinados sectores de la sociedad. De igual forma, la repetición de estas declaraciones puede contribuir a exacerbar el clima de hostilidad, intolerancia y animadversión por parte de ciertos sectores de la población frente a estas personas”. Luego, Fundamedios, confirmó que esos periodistas fueron “reiteradamente hostilizados y estigmatizados en una campaña de verdadero acoso que debe cesar inmediatamente”. Tras el tuit presidencial, “las agresiones y ataques en redes sociales no se hicieron esperar".
Una usuaria escribió a uno de los periodistas de El Comercio: “Revela la verdad maldito, REVELA LA VERDAD CORRUPTO DE MIERDA! #PanamaPapers”. Otra cuenta afín al movimiento oficialista Alianza País (AP) difundió fotos de los periodistas. En Facebook los calificaron como “mercenarios”, “ratas”, “prensa corrupta” y “lacayos del imperio”, entre otros adjetivos.
Antes, el presidente, refiriéndose a los periodistas y a la filtración de documentos hecha por el ICIJ, se defendió al tuitear: “Casi un año pasaron buscando algo contra el gobierno ecuatoriano y no encontraron nada. Ahora le toca a los ciudadanos: exijamos TODA la información. La lucha ‘selectiva’ contra la corrupción sólo es... ¡más corrupción!”, y agregó un link del diario estatal El Telégrafo, que informa en detalle sobre cuentas en paraísos fiscales de personas vinculadas a la oposición y empresarios del país. Aunque el medio no tiene acceso a los documentos revelados, acompañó la noticia con la leyenda: “Lo que no encontrarás en la prensa mercantilista”.
Curioso contraste con el tratamiento de los nombres vinculados al gobierno, que demoraron en aparecer en ese medio oficial, y finalmente, lo hicieron sin el destaque con letras tipo catástrofe como las usadas con los nombres de la oposición al gobierno.
La Asamblea Nacional y el Consejo de Participación Ciudadana, con clara integración partidaria al gobierno, buscaron también protagonismo. Integraron una Comisión Investigadora, que en sintonía con medios oficiales, se preocupan más de los opositores que por aclarar sobre los nombres de los funcionarios del Estado que aparecen en los documentos  de las offshore panameñas... 

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog