El mundo en movimiento...


Testimonio al centro de la emoción


Justo en el post anterior criticaba a Paris Hilton y su vida de millonaria banal reproducida en los medios. Y hoy me encuentro con esta historia impactante de lo que es la belleza en las personas.
Qué bueno sería si el periodismo 'farandulero' dejara de mostrar tetas y culos, con pocas neuronas, y mostrara personas como Lizzy, capaces de incendiarnos con su fuego inspirador.
'Lo esencial es invisible a los ojos', decía el clásico Principito, de Saint-Exupéry.

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog