El mundo en movimiento...


Las contradicciones del General sobre el '30S' en Ecuador

(Actualización, jueves 15) Hace más de cuatro años, el 30 de septiembre de 2010, cuando Ecuador vivió una confusa jornada de tensión y violencia, el general Ernesto González era jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Este jueves presentará su libro Testimonio de un Comandante. No he leído la obra, solo sus declaraciones en algunos medios y pasajes del texto.


Las revelaciones del general Ernesto González... por Ecuavisa
 

Pero ante lo polémico del asunto y las contradictorias informaciones me permito compartir algunas cosas que sinceramente no entiendo: El '30S' fue hace cuatro años. ¿Resulta que ahora se le ocurre hablar al general, cuando está retirado? Por qué no habló antes, como el director del hospital Policial, Coronel César Carrión, quien se jugó el puesto, fue procesado y dado de baja por decir lo mismo. 

Si el presidente Correa “salió del Palacio de Carondelet desoyendo las advertencias y pedidos del Jefe de la Casa Presidencial y su edecán”, quienes le pidieron que no fuera al Regimiento Quito 1, donde policías se habían agrupado para protestar en contra de la Ley de Servicio Público. ¿Por qué el presidente no prescinde de esos cargos y gastos y se suma al ahorro del gasto general anunciado? 

Que “el servicio de Inteligencia nunca tuvo conocimiento de que se hubiera planificado con anterioridad o en ese momento tal acción”, no me resulta tan convincente, porque la verdad la ‘inteligencia’ no ha demostrado ser tan inteligente. Agrega que la situación de ese día de la revuelta policial poco a poco fue tomando cuerpo, ya que 20 de los 24 comandos provinciales de la Policía estaban sublevados. “Conforme avanzaba la jornada, el ambiente se fue deteriorando porque la policía no obedecía a un mando y estaba armada”. Si la policía ‘no obedecía a un mando y estaba armada’ ¿ante qué estamos? 

En la página 195 dice que el presidente Correa dispuso que se le rescate de inmediato del hospital de la Policía. “El presidente de la República hizo contacto telefónico con el Ministro de Defensa, disponiéndole que se le rescate de inmediato. La conversación fue extensa…” Si el presidente habló extensamente con su ministro y le ordenó que le rescatara, da la impresión que tenía un teléfono y daba órdenes, cosa que no hacen los secuestrados. 

No estoy de acuerdo con la gente que no dice lo que tiene que decir, cuando lo tiene que decir. El autor del libro era nada menos que el jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. 

Lo grave e irreparable de todo esto, es que murieron diez personas y hubo decenas de heridos. Unos en defensa de su compromiso profesional, y otros que no tenían mucho o nada que ver con la protesta. 

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog