El mundo en movimiento...


Uruguay y el periodismo farandulero

Paris Hilton, joven estadounidense. Inquietudes varias, talentos casi ninguno, más que los escándalos y presumir de su fortuna, como bisnieta de Conrad Hilton, dueño de la famosa cadena mundial de hoteles. Si uno ve un poco la prensa mundial, cuando aparece es por algún escándalo o ir presa por conducir borracha o drogada. Algunos medios, muy generosos, hablan de ella como ‘modelo, actriz, cantante y empresaria’. 
Para mí, es un claro ejemplo de una Celebutante, la celebridad que se hace o la hacen famosa, no por su talento, trabajo u obra social, sino por su riqueza, que además es heredada.
Ahora, estuvo muy custodiada en el famoso balneario uruguayo de Punta del Este, en una discoteca. No está mal. Está en todo su derecho. Lo que no me parece bien, es que los diarios El Observador y El País, le dediquen sus portadas, pavoneándose rodeada de guardias particulares. Ambos medios, son los más conservadores del país. En el caso de El Observador, además, muy cercano al Opus Dei. Y para colmo de males, El País, dice que la 'celebridad deslumbró' haciendo de DJ, con menos gracia que yo haciendo de Heidi, y está justo al lado de la opinión del diario, titulada El Uruguay conservador.
Si los medios deben promover valores y fomentar la cultura, no creo que la silueta de la consentida millonaria, sirva de ejemplo para alguien. 

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog