El mundo en movimiento...


Odebrecht: el escándalo que las autoridades no quieren ver

Empezó en Brasil, sigue en Panamá. ¿Llegará a Ecuador?
De Odebrecht se ha sabido que preparó los pliegos de un proyecto que fue adjudicado a ellos mismos.
Opinión de Guillermo A. Cochez en Estrella de Panamá
Al escuchar al presidente de la República responder a pregunta sobre últimas revelaciones de Odebrecht que a él solo le ‘preocupaban las obras y los puestos de trabajo', quedé atónito. No podía imaginar semejante respuesta. O sea que para él no era importante que el representante de Odebrecht en Panamá, André Rabello, que me imagino que es su ‘amigo', hubiese confesado en su país que el Pliego de Cargos para el multimillonario proyecto del Saneamiento de la Bahía, aún en proceso, hubiese sido preparado por gente de la empresa brasileña para que su misma empresa se lo ganara.

Eso fue el miércoles 16 de noviembre. Pensé, quizá ingenuamente, que el Ministerio Público llamaría al día siguiente —18— temprano a Rabello a que explicara lo que se publicó en Brasil sobre él; me equivoqué. Que de inmediato le pondrían una medida cautelar para que no abandonara del país; me equivoqué. Que el MOP, raudo y veloz, ordenaría que los diversos trabajos que Odebrecht le hace al Gobierno actualmente, incluyendo el relacionado con la Bahía de Panamá, fuesen interrumpidos e intervenidos. Me equivoqué. Pensé que se tendrían noticias sobre este escándalo de la Contraloría; pero igualmente me equivoqué.

De Odebrecht se ha sabido que preparó los pliegos de un proyecto que fue adjudicado a ellos mismos. ¿Cuánta coima tuvieron que repartir para que aquello ocurriera? Que, según el publicista Joao Santana, fue esa empresa la que pagó millones por la asesoría política del candidato presidencial de Cambio Democrático, José Domingo Arias.

Odebrecht rompió el silencio y amenaza a varios presidentes 
“Los papeles de Godwin”; los Alvarado bajo sospecha
El porcentaje de la coima

La verdad es que si el Ministerio Público aún no ha llamado a declarar a ese candidato o al secretario general de ese partido, Rómulo Roux, para que expliquen de esas donaciones que no se hicieron a cambio de nada, me imagino que con la cantidad de ‘amigos' que tiene Rabello en Panamá pasará su buen rato para que lo hagan, si es que lo terminan de llamar a que explique lo que sabe, o esperan que se vaya del país, como ha ocurrido con los implicados de Financial Pacific. El buen amigo Guido Bilbao, reputado periodista argentino de investigación que laboró en Panamá en La Prensa y en La Estrella de Panamá, nos habla en su Facebook sobre este tema. Según él ‘vio de primera mano cómo corrompían a personas que por alguna vez consideré amigas.

Porque tuve que dejar de hacer periodismo de investigación en Panamá, en el fondo, por no dejar de molestar y recordar que un periodista no puede mirar para otro lado, o navegar como decían —ay Guido, es que tu no conoces Panamá, tienes que navegar— cuando a una empresa le adjudican el equivalente al 46 % de la deuda pública de tu país'. Para ‘hacer una obra tan idiota e innecesaria como la Cinta Costera 3 y con 100 % de sobrecosto'. ¿Por qué se logra, nos responde Guido, ‘Comprando periodistas con viajes de lujo a ver el Mundial.

Comprando a la Iglesia con donaciones y restauraciones de parroquias. Comprando al sector cultural con premios para ONG y financiación de proyectos. Al sector cultural, que no paró de facturar con sus permanentes publicidades y renders de proyectos —hey, trabajo es trabajo'. Agregaría yo, y ¿cuánto habrán dado a los presidentes de ese momento y sus respectivos ministros de Obras Públicas? Según termina Bilbao, y que quienes hemos seguido con atención el extraño comportamiento de las autoridades frente a esa escandalosa corruptela, igual esperamos: ‘Ahora la fiesta terminó y las delaciones están recién empezando. Voy a sentarme tranquilo a escuchar porque parece que los ejecutivos de Odebrecht afinan bien y cantan muy lindo. Y sé que tienen un repertorio interminable'.

Aquí no solo está metido el Gobierno anterior, sino también el de Martín Torrijos, que fue quien en 2006 hizo los primeros contratos que Odebrecht tuvo en Panamá. Desconozco si el actual. Después el presidente Varela se pregunta ¿por qué su Gobierno no tiene credibilidad? Muy sencillo: No hizo nada con los Panama Papers ; no ha hecho nada con Odebrecht. Mientras tanto, el desprestigio del país se va extendiendo ante tanta inacción.


PANAMEÑO PREOCUPADO POR EL FUTURO DEL PAÍS


CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog