El mundo en movimiento...


La reina Isabel se baña sin límites a diario en Quito

Dicen que 'las grandes distancias comienzan con un paso'. Y yo digo, en vez de proponer y anunciar grandes emprendimientos medio ambientales que cambiarán nuestras vidas y el futuro de la humidad, ¿no sería mejor hacer más eficiente lo poco o mucho que tenemos?
Hace poco tiempo, el presidente Correa, sumó otra de tantas polémicas, al anunciar que se cobraría extra por el uso excesivo o falta de cuidado de un recurso tan vital como el agua. ¡Y mucho más, potable!
No hay que andar investigando mucho para comprobar que del dicho al hecho hay un buen trecho. En Av. 12 de Octubre y Madrid, por si hubiera dudas sobre dónde debería ir un monumento de la reina Isabel la Católica, la señora se baña cada día -desde hace meses-, sin ningún pudor en presencia de todos, con toneladas de agua. Claro, dicen, es reciclave. Sí, si todo anduviera bien, y no se desperdiciara el agua cayendo hacia los dos lados del monolítico y desagradable monumento. Porque de la conquista no hay mucho que celebrar.
Olvídense de aquello. Caminen una cuadra de allí. Frente al ministerio del medio Ambiente (¿cuando dejará de ser la mitad?), secretaría clave para promocionar el país ecológico que queremos o necesitamos, hay un agujero de donde a vista y paciencia de todos los 'comprometidos' funcionarios corre el agua, como si fuera gratis. ¡Y no es todo! A media cuadra de allí, durante dos semanas, me crucé a diario con un caño para emergencias de bomberos, donde chorreaba incontenible el agua. No, no me digan que esto es responsabilidad de aquellos, y lo otro de los otros. Es responsabilidad de todos. Yo estoy cumpliendo con mi minúscula parte, pero sería bueno, que los que deben hagan lo que les corresponde. Si no somos capaces de cerrar una llave o eliminar una pérdida, tengamos por lo menos el pudor de pensar que hay 1.500 millones de personas en el mundo que no tienen el privilegio de tomar un trago de agua potable. O a cinco siglos de que nos hayan 'civilizado' ¿¡deberíamos llamar a los españoles para que nos arreglen una pérdida de agua!?

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog