El mundo en movimiento...


La muerte de Bin Laden otra mentira de EE.UU, según premio Pulitzer

La muerte de Bin Laden no fue como la contaron. Así lo revela el ganador del premio Pulitzer Seymour Hersh, que en un artículo publicado en el London Review of Books desmonta la explicación dada por el Gobierno de Barack Obama y explica que el líder de Al Qaeda falleció tras una misión que fue menos hollywoodiense de lo que nos informaron.

Bin Laden; película, otro libro, otras versiones


El relato oficial asegura que los Navy Seals entraron en Pakistán el 2 de mayo de 2011 para actuar de manera rápida y contundente contra un enclave en el que se escondía el terrorista. Para que la acción tuviera éxito, nadie avisó a las autoridades del país, que desconocían tanto la existencia de la misión como que Bin Laden se encontrara en la ciudad de Abbottabad, al norte del país. Como se puede ver en la película ‘La noche más oscura’, los soldados entraron a tiro limpio en la casa, enfrentándose a varios milicianos, mataron al ideólogo del 11S y se llevaron su cuerpo para tirarlo posteriormente al mar. Esa es a versión oficial de la 'Operación Gerónimo'...

Bin Laden era prisonero desde 2006
Pero según Hersh, en realidad Bin Laden no estaba oculto en Pakistán, sino que era prisionero de los servicios de inteligencia paquistaníes (ISI) desde 2006. Un exoficial de inteligencia paquistaní indicó a los Estados Unidos el paradero del líder de Al Qaeda a cambio de 25 millones de dólares.

El ISI habría utilizado durante cinco años al líder de Al Qaeda para usarlo en contra de los talibanes y para operaciones que beneficiaran a Pakistán frente a los terroristas. Tras conocer el paradero de Bin Laden, los estadounidenses enviaron una misión para asesinarle, cosa que hicieron sin necesidad de disparar a nadie en el complejo, ya que los agentes del ISI se habían ido al saber que un grupo de Navy Seals se dirigían hacia allí.

Es decir, parece que la muerte de Bin Laden fue más parecida a una ejecución que a un tiroteo. Además, Hersh también revela que su cuerpo no fue sepultado en el mar, sino que fue troceado y sus restos fueron esparcidos por montañas paquistaníes.

Para crear este relato, el ganador del Pulitzer afirma haber contado con los datos revelados por un alto funcionario estadounidense. Además, la historia ha sido corroborada por dos consultores del Comando de Operaciones Especiales estadounidense y también con fuentes paquistaníes.

En inglés

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog