El mundo en movimiento...


'Menos face y más book'

Por Myriam Valdivieso.
Voy a apropiarme de esta frase dicha por un colega periodista , refiriéndose al impase “ardoroso” que provocó la ironización de las sabatinas presidenciales por parte del comediante inglés John Oliver; él decía a propósito del toma y daca del primer mandatario, que ya es hora que los políticos tengan “menos face y más book”. Sabia reflexión en tiempos de mal manejo de las emociones y más aún de las redes sociales presidenciales.
Nada más provocador que ser el centro de un stand up comedy; lo inteligente sería sobrellevar el tema con altura, no la del fuego que se sube a la cabeza por ser motivo de la burla, sino con la tolerancia de quien está en capacidad de reírse de sus propios actos y equívocos, lo inteligente pasar por alto el tema y ni hablar de él, enfrentar lo dicho con la serenidad y sensatez que auspicia la madurez de un político que debe estar al frente de lo trascendente para el destino de un país; lo necio por el contrario es el desgaste que produce el pretender descalificar al que “le vacila”, estar al pie de lo que cada quien dice en su contra, subsumiéndose en esa terrible mentira de sentirse “el más querido”.
Las redes sociales son espacios vacíos que se llenan de diversa manera y con muchas temáticas: reflexiones, vanguardismos, mensajes, bromas, información, memes, etc., son espacios contestatarios que unen a las más diversas corrientes de pensamiento y acción, son escenarios de visibilización del anonimato, que brindan la posibilidad de ser alguien en un mundo que ignora y anula, son una vitrina para que los sujetos se sientan tales y muestren sus fortalezas y debilidades. Están ahí para enlazar al mundo en un concepto de modernización de la comunicación, para que todos ejerzan por igual su derecho a expresarse.
El mal manejo de las redes sociales es responsabilidad de cada quien, ya que equivocadamente muchos políticos dependen del face y el twitter como si fuese el termómetro de su popularidad; craso engaño que han construido frente a un pueblo al que le enseñaron a mentir. Que se dediquen a monitorear menos el face y a hojear más los books.

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog