El mundo en movimiento...


El perro de hoy y la mafia en el transporte de Quito

‘El 12% del transporte no cumple estándares de calidad en Quito’, titula en portada este jueves El Comercio. 
Durante tantos años en Ecuador, se ve que siempre tomo buses de ese 12%, ya que el aseo, el trato y la conducción son pésimas. Hoy jueves 2, subí al 134, Camal Aeropuerto en el N. Al medio del bus, había un perro medio blanco (originalmente) y peludo de porte mediano. No estaba sentado en un asiento, iba desparramado en el piso.
-¿Pueden viajar perros en los buses? Le pregunté al guarda mientras cobraba mi boleto.
Es que subió solito, me dijo para mi desconcierto. Tuve ganas de preguntarle si había sacado boleto. Claro, fue una suerte que no viajara con alguna novia perruna o cachorros.
Es la quinta vez en poco tiempo que compartimos con muchos sorprendidos e indignados como yo, un viaje con perros. Esto me lleva a preguntar, ¿qué burócratas se encargan del transporte? ¿han viajado alguna vez en bus, aunque sea para conocer el recorrido y si pueden, al menos, ver cómo doblan en algunas esquinas? Desde hace diez años escucho que hay planes para mejorar tan indispensable servicio.
Y hasta por los perros pasajeros, uno se da cuenta que es puro promesas y mentiras.
Desde marzo del 2015 hasta agosto del 2016, el Municipio ha pagado 33,9 millones en compensaciones a los transportistas. ¿Adónde fue tanta plata? Me resigno a convencerme que el gremio es una mafia, y para que operen así, tiene que haber mafiosos en otros lados.
Otro viaje de perro

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog