El mundo en movimiento...


La Asamblea mientras dialoga, critica y condena

La Asamblea Nacional, históricamente la caja de resonancia de la sociedad, ha sorprendido al criticar y condenar las marchas opositoras al gobierno que se vienen practicando hace más de un mes.
Mientras la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira (Foto centro) y Pabel Muñoz, de Senplades, presentan este martes 21 una agenda de diálogos, el legislativo aprobó la siguiente y polémica declaración:
EL PLENO DE LA ASAMBLEA NACIONAL 
CONSIDERANDO: 
Que, con el argumento de oponerse a los proyectos de ley presentados por el señor Presidente de la República sobre el impuesto a la herencia y a la ganancia extraordinaria en la transferencia de bienes inmuebles, en las pasadas semanas se han producido algunas movilizaciones cuya consigna principal ha sido la de “fuera Correa fuera”
Que, estas movilizaciones, en unos casos lideradas y en otros influenciadas por grupos opositores al régimen identificados con la extrema derecha política, degeneraron en provocaciones a la fuerza pública y acciones violentas en contra de la propiedad pública y privada; 

Que, el derecho ciudadano a manifestarse democrática y pacíficamente en las calles, debe ir de la mano con el planteamiento concreto de propuestas, lo que no ha ocurrido por parte de esos actores; 
Que, en una muestra de altísima sensibilidad social y apertura democrática, el señor Presidente de la República ha convocado a un gran diálogo nacional para debatir sobre la nueva sociedad que queremos, democratizando la igualdad de oportunidades, la equidad y la justicia social; 
Que, pese a la convocatoria del señor Presidente de la República, los opositores de extrema derecha y grupos de presión servidores de obscuros intereses políticos, siguen utilizado el terror y el miedo como estrategia para desinformar sobre el contenido y beneficios de las iniciativas de ley pretendiendo, de
este modo, infundir pánico en la ciudadanía; 
Que, las movilizaciones de actores políticos de derecha y sobre todo las consignas difundidas a través de las redes sociales, dejan en evidencia que, en una concertada estrategia política, pretenden desestabilizar y acaso acabar con el régimen legítimamente constituido; 
Que, estas acciones, lejos de ser autoconvocadas por la ciudadanía son evidentes, planificadas y coordinadas estrategias del “calentamiento de calles” una de las etapas de lo que define el politólogo estadounidense Gene Sharp como el “golpe suave” o golpe de Estado blando; 
Que, muestra de aquello, constituyen los mensajes, discursos, entrevistas, pasquines y otros instrumentos difundidos por grupos de derecha, constituyéndose ésta, en una actitud políticamente irresponsable y moralmente condenable; 
Que, reconociendo la validez y oportunidad de la convocatoria al gran diálogo nacional efectuada por el señor Presidente de la República, es necesario que la Asamblea Nacional, juegue un papel preponderante en la búsqueda de los acuerdos políticos necesarios para la construcción conjunta de una sociedad socialmente justa y económicamente equitativa; 
Que, a partir de enero del 2007, el país ha dado pasos significativos en la reducción de las enormes brechas de inequidad socio-económica existente; sin embargo, es necesario que todos quienes hacemos éste hermoso Ecuador, debemos contribuir responsablemente no solo a reducir esas brechas sino en lo posible a eliminarlas;
Que, el artículo 1 de la Constitución de la República, define al Ecuador como un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico; en el cuál la soberanía radica en el pueblo, cuya voluntad es el fundamento de la autoridad, y se ejerce a través de los órganos del poder público y de las formas de participación directa previstas en la Constitución; 
Que, por mandato del artículo 3 numeral 8 de la Carta Magna, es deber primordial del Estado y sus instituciones, garantizar a sus habitantes el derecho a una cultura de paz, a la seguridad integral y a vivir en una sociedad democrática y libre de corrupción; 
Que, por así disponerlo el artículo 61 numerales 2 y 4 de nuestra Carta Fundamental, las ecuatorianas y ecuatorianos gozan del derecho a participar en los asuntos de interés público así como el de ser consultados; 
Que, de conformidad con el artículo 83 del texto constitucional, son deberes  y responsabilidades de las ecuatorianas y los ecuatorianos, entre otros: acatar y cumplir la Constitución y la ley; colaborar en el mantenimiento de la paz y de la seguridad; promover el bien común y anteponer el interés general al interés particular conforme al buen vivir; practicar la justicia y la solidaridad en el ejercicio de sus derechos y en el disfrute de bienes y servicios; cooperar con el Estado y la comunidad en la seguridad social y pagar los tributos establecidos en la ley; y, participar en la vida política, cívica y comunitaria del país, de manera honesta y transparente;
Que, el artículo 85 último inciso de la Constitución garantiza la participación de las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades en la formulación, ejecución, evaluación y control de las políticas públicas y servicios públicos; y, 
Que, conforme a los principios de participación establecidos en el artículo 95 de la Constitución, las  ciudadanas y ciudadanos, en forma individual y colectiva, participarán de manera protagónica en la toma de decisiones, planificación y gestión de los asuntos públicos, en un proceso permanente de construcción del poder ciudadano. Ésta participación, siendo un derecho, se orientará por los principios de igualdad, autonomía, deliberación pública, respeto a la diferencia, control popular, solidaridad e interculturalidad; y, se ejercerá a través de los mecanismos de la democracia representativa, directa y comunitaria; 
En uso de sus atribuciones constitucionales y legales,  RESUELVE: 
1. RECHAZAR, categóricamente los actos violentos producidos en el país y promovidos por grupos opositores identificados con la extrema derecha política, por constituirse en claras acciones desestabilizadoras del régimen legítimamente constituido; 
2. CONDENAR Y DENUNCIAR, a la opinión pública nacional e internacional, los intentos golpistas promovidos, organizados y ejecutados por actores políticos de derecha, por constituirse éstos, en una abierta afrenta al espíritu y vocación democrática del pueblo ecuatoriano; así como las actitudes que
violentan tanto a las instituciones públicas como a la propiedad privada; 
3. CONMINAR, a los distintos actores políticos de la oposición a que, en el ejercicio de sus legítimos derechos a oponerse y/o al control político, lo hagan observando la Constitución y la ley, pero sobre todo, el marco del respeto a las y los ciudadanos; 
4. CONVOCAR, a la sociedad civil comprometida con los intereses nacionales a sumarse al gran diálogo nacional propuesto por el señor Presidente de la República economista Rafael Correa Delgado, por considerar esta iniciativa como la única salida democrática posible para alcanzar juntos el Ecuador justo y solidario que todas y todos queremos; y, 
5. RATIFICAR, el espíritu democrático y el compromiso de ésta Asamblea Nacional, de seguir construyendo las leyes amparados en la participación abierta, democrática, pública y transparente de todos los actores sociales;

CON 'LOS CINCO SENTIDOS DEL PERIODISTA', según Ryszard Kapuściński (1932-2007).

Un mapa que preocupa

Archivo del blog